miércoles, 1 de mayo de 2013

( Porque los cajones también se olvidan )






si dices que existes, te he encontrado,
te he buscado y reconocido antes,
esperado, buscado, decía :
si es verdad que existes
te he buscado, busqué, preparé,
en todas las habitaciones-casas-hotel donde anduve,

fuerte pasión sentida, preparada fielmente,
tantas veces en silencio, tantas veces contada-sentida
pero ( aún ) hoy ya dices que existes,
entonces, así te cuento,
te encontré en un papel, en un cajón olvidado
( porque los cajones también se olvidan )
te encontré como nombre, nuevo-desconocido,
sobre una carta, de esas que no se abren,

con este nombre tuyo se me paró el olvido,
perdón por no haberte abierto, perdón ahora te pido,
ya te lo diré cuando te vea en nuestro primer encuentro

¿dónde estarás, tú-sin-remitente?
así me tienes asegurado, así nadie te olvida,
me hablas-entrega y tras esta carta-sin-respuesta desapareces,

.                                                          ****