domingo, 5 de mayo de 2013

Hablo de ti-de mí desde esta pálida-cama






hablo de ti-de mí, como me dejaste a punto
con este valor añadido para correr, volar,
volar alto, ahora vuelvo a tu tierra tranquila
tumbada en la hierba fina nube-risa arrogante
con ligera brisa y olvido-viento

hablo de ti-de mí desde esta pálida-cama
tendido sobre una expresión relajada
llamé en vano una despedida relajada
pálido mar-triste-tu-nombre
todavía recuerdo aquel fatídico mar
tu nido, un árbol es usted-vos en movimiento de las olas
el viento los árboles, y a través de los nidos espacio del cielo y  tormenta

.                                                           ****