jueves, 9 de mayo de 2013

Enfermo y jubiloso, pronto corrupto


entonces el mar,
sobre las cenizas de subterráneas ciudades,
rompe,
como una maldición
de otros tiempos
fluye como un palpar enfermo,
enfermo y jubiloso, pronto corrupto,
se mueve en su vientre
siente su agonía brillando,
y debajo de todas las cubiertas
se traga millones de años,

.                                                           ****