miércoles, 10 de julio de 2013

¡Es tan delgada la vida...!


 y hasta el tiempo te llevó
decidme.

oriéntame por las líneas del cielo de las manos
así como si fuese
posible,
escríbeme en tus manos contra el olvido.

Un día inventaré nuevas palabras con los restos del día
inventaré nuevos restos de palabras

¡Es tan delgada la vida...!

que un día me será posible inventarla.

.                                                     ****