sábado, 20 de julio de 2013

La liviandad de lo que no nace


Póngase a buscar la eternidad Al primer golpe de letra.
al salir libre de tus palabras
de este ligero enamoramiento abreviado
a golpe de la historia de nuestros orgasmos.

pensaba, me hablabas quebradiza cuando me invadía tu tacto,
oías blanco
como una gran metáfora de la embriaguez.

necesitaba la vida
para soportar la oscuridad de los sueños
mientras las sombras en su oscuridad absoluta
hacían de luna negra al filo del mar.

La luna se desgrana y yo era fragmento.
duración, efímero, surgimiento,
labilidad del amor tenue luz de la sombra de tus ojos.

La liviandad de lo que no nace,
la belleza realizada en su brote fulgurante,
la cadena de los días.

hasta que llegué a tus manos rotas
 - vínculos despoblados -

A veces vuelve el bosque
como sombra
mientras llega la noche y se desengaña entre tus brazos.

.                                                     ****