miércoles, 24 de julio de 2013

De puntillas la respiración vieja


sentido
las ciudades
sale un huevo
de la cabeza un nido ciego

anda! vuela!

un paraguas de madera
labrado en blanco sobre la cabeza
y por encima por encima la cabeza vuela

las palabras al fondo infinito sujetado por la pared redondeada
las columnas se estiran
alcanzan el mármol

las ventanas del techo siguen mirando
cantan sin fin; se recuperan

puntuadas
de puntillas la respiración vieja
la ciudad se inunda de silencio-agua

rebozan las ventanas, los balcones llueven, las paredes como playas

.                                                      ****