martes, 30 de julio de 2013

Te había tragado la vida sin dejar rastro


ella no me había reconocido, detrás,
había mirado dentro del café, detrás del cristal
en ese lugar donde yo estaba, pero sus ojos no cambiaron,
no me conociste mi pequeña desconocida,
dejé el dinero sobre la mesa, recogí mi desidia
y anduve detrás de ti con la mirada fija,
estabas como antes y tan diferente,
¿te habrías casado? ¿hijos? ¿divorcio?
¿trabajo? ¿qué hacías? ¿y todo ese tiempo libre todos los días?
no parecías preocupada por esas cosas,
nunca habíamos preguntado tú por mí ni yo por ti,
abandonados, eso creían,
pero no pasé un solo día sin pensar en ti,
rendido, sin conocer tu dirección,
la busqué por todos los medios pero tu nombre no aparecía,
por eso pensé que te habrías casado, cambiado de apellido,
en otra ciudad, busqué a tus amigos para ver si aparecías entre ellos,
en balde, te había tragado la vida sin dejar rastro,

[ Sigue en el siguiente. ]

.                                                      ****