sábado, 20 de julio de 2013

Estaba tan triste que esto parecía tristeza


En primavera soy siempre sombrío.
Estaba tan triste que esto parecía tristeza.
El baile, como un fruto, cuelga del árbol de la vida.
En este instante de la Eternidad te amo.
Me gustas cuando estás larga y dormida.
Tu dolor está dentro.
Dime que me quieres aunque sea mentira.
Si te vas a dormir que sea colgada de mi boca.
¡Cuánto paraíso en tu seno!
Desde ahora soy eterno.
Con esas piernas tan largas vamos a preparar por ellas un largo
viaje como un suicidio.
La muerte es imperfecta porque deja recuerdos.
Concédeme un sueño.
Deberías llamarte sonrisa.
Deberías vestirte. Son las cinco. Vas a coger frío de tarde. El
metro pasa ahora en ambas direcciones.
El que va directo a casa y el que rodea la ciudad.

.                                                      ****