sábado, 20 de julio de 2013

A veces tengo piedras en los ojos


Cuando tus senos asoman aparece la frescura sobre tu
pecho y yo imagino lo que tu vestido oculta.
Con la perspectiva como hundimiento.
Una puesta de sol en su agonía.
Unas ganas de bailarte.
Aquí llueve y te extraño.
En esta playa violeta ya es de noche.
Nadie le dijo nada al conejo de Alice detrás del espejo.
Oye! ese lugar se está escurriendo por tu pecho.
Tus pies son cortina, sábana, piel con la que me visto.
Es tan difícil la noche como amarte en esta terrible lejanía.
Tú nieve. Yo chocolate.
A veces tengo piedras en los ojos.

.                                                      ****