sábado, 20 de julio de 2013

Ayer fui un dolor


Las palabras se volvieron hacia dentro.
En la constante transfiguración de la identidad.
Lo que el agua no ve.
Aquello que las palabras no pueden: aquello
con lo que las palabras no pueden.
Madre de un universo inverso.

Llevamos metidos como dos gatos.
mordemos.
intrusos.
imprevistos.

se hacen noche nuestros cuerpos.
y nos hace fuera día
nos tocan, nos dejan huella.
tramas de viento en el cuerpo,
a mi cuerpo, con travesías dentro.

somos puertos sorpresa
huella, que se tocan.

Ayer fui un dolor.

.                                                      ****