miércoles, 31 de julio de 2013

Encuentros guardados como ojos de acero


Para navegantes se hizo el invento.
No me toquen el mar.

Me expulsan las orillas
que no pertenecen al agua.

Aquí sin argumentos.
Pero si el mar escribiese tendría como tope la imaginación del lector.

Secretos de mar.
Un libro de olas.

Renglones de tormentas.
Palabras torcidas.
Remolinos de nada el invento.

Encuentros guardados como ojos de acero.

.                                                      ****