jueves, 18 de julio de 2013

Me darás esa parte de ti que nadie sabe que existe


Y amarte y oírte llorar no quiero, amor, que llores
Cuando vengas a mí para amarte alegre
Y ya no sabremos andar
para nada
y nos será sin importancia

Entonces tú
cuando el silencio se haga pausa
Cuando la mirada sea imposible
Cuando ella desaparezca
entonces tú
y ahora

Ahora supe lo que es tener un hueco en los ojos.
Miro el borde de mis manos y no te veo.
Cometamos impaciencia
Para que tus ojos tomen el color de mis ojos.

¿Y si separo de ti lo invisible, obra ciega?
Me darás esa parte de ti que nadie sabe que existe.

.                                                      ****