lunes, 7 de octubre de 2013

Tú y yo entonces, con nuestro temblor cruzado, haremos de tu cama un bosque


Cuando estés de mí libre,
por distancia o por muerte,
por desamor o despecho,
libre, digo, y te creas que ya no te amo,
en todos mis secretos vendrá tu nombre.

Vendrás entonces a mi recuerdo
y yo a tu lecho con mis brazos cansados
y a ti, durmiendo, te besaré sobre los labios.

Se moverán cerrados tus ojos como un recuerdo
y, entonces, dueño de tu sueño,
te haré una pesadilla, de esas de amor, sabes.

pensarás : "esto es un sueño
pero de bello no me despierto"

Y si me pides que más te bese,
pegaré mi boca a tus dormidos labios
sobre el olor de tu almohada.

Feliz y abandonada,
tú y yo entonces,
con nuestro temblor cruzado
haremos de tu cama un bosque.

.                                                                         ****