sábado, 12 de octubre de 2013

Ignorados nos abrimos la noche como una bolsa de palomitas


La calle
flotante
indirecta
siente el pobre amor nuestro,
impertinente.

Mentira!
Ella se equivoca
tan cerca ve nuestros pasos.

Borracha de tanto loco suelto,
con botella.

Vergüenza debería darle
a esa pobre muerta
de hambre.

Calle solitaria
que nadie quiere
que tiene que tomar cerveza
de las botellas que deja la gente.

El único que sabe que yo te amo
soy yo y un perro abandonado,
con su mirada celeste.

Ni el cielo desde lo alto lo sabe.
Se abre demasiado de ojos
para ver lo que dentro se siente.

Ni nubes ni aire ni gente,
nadie sabe lo que se siente.

Ni un día que pasó caliente
ni ese sabe.

Los frutos de la tierra van al cielo
menos finos y enamorados que nosotros.
Ni llegan al aire tan ardientes.

y todos, y todos
alma tienen.
Pero menos que nosotros

Ignorados nos abrimos la noche
como una bolsa de palomitas
cuyo vuelo hace derroche.

.                                                                         ****