domingo, 6 de octubre de 2013

En la bajada de mis oídos

 
me has enseñado, antes, mi amor, antes,
como se da, sin morir, amor
con los ojos con las manos
como un regalo, como un legado.

a mis ojos, sí, a mis ojos.
Y si alguna vez están ciegos,
ciegos, te los entrego.
Con lengua, amor, ojos con lengua.
en bajada, en bajada de mis oídos;
como dos charcos.

A ti mis lágrimas.
A ti, amor.
A ti mi constancia.

mi ingenua franqueza.
mi silencio.
de eso está mi amor hecho.

allí, allí.

dar solo.

Y mi refugio
Y me entrego

a tus buenas manos, todas.

Y tú mientras jugando, jugando.

.                                                                        ****