miércoles, 9 de octubre de 2013

Probamos todas las doradas incógnitas

 
Como si algo intentara deshojarse.
Como una seducción secreta.
Vivir contigo con tus múltiples dualidades sin conflicto.
Sí, amor, ya sé : no parecía imposible.

Probamos todas las doradas incógnitas.
Discutimos con los ríos.
Y algo más con los ojos cerrados.

Mas allí quedaron nuestras dudas.

Cuando tú viniste a enamorarte.
Y hacia ti mi mundo nadaba.

Por cada hora de entrega.
Me concedes el amor que me dabas.
Te entrego a Dios de mis manos.
Cuando amor absoluto me pides.

.                                                                        ****