miércoles, 9 de octubre de 2013

Si yo fuera hombre aún no nacido no sabría esto que vengo de la muerte


Nocturno sobre lo breve.
Y más breve es la vida.
Y más breve el año.
Y nada el día.
Esta es la media tarde.
Media noche, medio año
que apenas se descubre y siente.
Redondo se extingue.
Débil envía
más que un rayo inocente.
Luces incesantes
ya lo sabía.
Del mundo fue esta vida un bálsamo de la muerte.
De tierra los cuerpos eran.
A buen término llevados.
Bebidos por la muerte.
Con pies derechos.
Trozos escogidos.
donde.
Difuntas manos de aire enterradas.
Mas en todas partes se comparte alegría.
Y esta cosas extremas.
Parecen sonreír de nosotros
como cuando el vivo piensa en el epitafio.
Entretanto amantes del bien de la carne
como si ella fuese siempre para todas las primaveras.
En el próximo mundo creemos todos que será de tierra.
De la vida alquimia.
Del amor expreso.
De la quintaesencia de la vida.
En todas las privaciones nos vemos inertes
ruina y vida
reproches engendrados por la mala muerte.
Nos deja en ruinas.
En sombras de la vida.
En cosas.
Y otros, todos, nos creemos en espíritu.
Por el que accedemos a la teoría del mundo.
Elixir evaporado de este breve aliento que es la vida.
Y yo, afortunado, también me creo en la ilusión cada día.
Muchas veces he sido vivido, repetido y fuerte como el que dura.
Inundado en carne me hago el fuerte y a la vida.
Nadie entiende el llanto ajeno.
Oye y siente caer las lágrimas como un peso.
Llegamos como un caos.
La tierra se estremece.
Sonríe, nos mira, y muchas veces nos miente.
Nos miente y empuja a ser dos en este frente.
Acercamos el éxtasis a nuestras almas malditas
arrebatadas de vida siempre vistas diferentes.
Y somos cadáveres aún no venidos que la muerte es vaga y no viene de frente.
Mas yo no le doy la palabra para que ella se enuncie y me diga lo que le dé la gana.
Ella es antes y primera que la vida
pues es el nacimiento algo resucitado.
Y si no me creen pregúntenle a esos que en la tumba esperan.
Si yo fuera hombre aún no nacido no sabría esto que vengo de la muerte.

.                                                                        ****