jueves, 3 de octubre de 2013

Tu vientre campo de mariposas


y las montañas, y el silbido de los ríos,
y las cosas extrañas que de ti dicen.
tus valles poblados
tu vientre campo de mariposas
tu tierna isla nunca solitaria,
tembloroso, memorioso, solitario,
te pienso como un extraño,
tus ríos como columpios
en las noches negras sin auroras.
solitaria música de tu alcoba
a la par de otras manos
cenas y te enamoras
en nuestro lecho ausente,
púrpuro y amarrado
como una tendida cueva

.                                                                        ****