domingo, 27 de octubre de 2013

Me encontré entre dos tiempos con la avidez de la existencia



Cuando llegan las señales
y me acerque
serás real para asegurarme.
Me encontré entre dos tiempos
con la avidez de la existencia
con la verdad de la muerte supuesta.
Será ahora preferible
- que ha llegado el momento -
dejarme de mitos de la vida,
olvidarme de lo vivido,
hacer mesa nueva,
"volver de lo crudo a lo frito",
ponerle a la muerte la mesa,
servirle un buen vino,
para que, poco lúcida, no me vea.

.                                                                        ****