viernes, 18 de octubre de 2013

Son estos los signos, prodigios


Cubrir parece
el dolor
alejando las imágenes
que los hombres muestran.

En esa lejanía
antes la luz se hizo.

Y el tenue declive de la claridad dulce
hace, a veces, el último crepúsculo.

Son oscuros los días
con sus sonidos cerrados

Cerrados parecen en la duda del mundo.

Un sol florece
sembrado de campos
desciende y nace.

Esta es la fiesta
de cada día
Hace diario
para que lo lean los hombres.

Son estos los signos, prodigios,
del hombre objetivo
Escoge la vida
libre de recuerdos.

Embellece sus días
con trajes nuevos
de gran sentido.

Y puede  ser, que ella, la vida, ni siquiera lo sepa.

.                                                                        ****