sábado, 5 de octubre de 2013

Pues con solo que tus ojos me enseñes todo lo demás no es nada


Amor

Nunca me has abatido
ni arracado los ojos ni hecho presa
digo
hasta donde mi triste memoria se remonta.

mas dado
aquello que de ti proviene
sentido, emoción e inteligencia.

puede, que un poco de sufrimiento, puede.
Pero eso mi amor aviva
Caldea mi fuego
tú, mi amor, aviva para que este amor no fracase.

Simple y perfecto tu amor puede contra todas las fuerzas negativas.

A todo lo que en mí amas, digo,
dale cifra y cuerda
para que a todos les parezca enigma.

Tú y yo por emoción sabemos
aquello que ellos ignoran;
aunque el fondo desconocemos del misterio.

Nosotros, -¡qué bella palabra y alivio!-
conocer no necesitamos la razón o trama
pues con solo que tus ojos me enseñes
todo lo demás no es nada.

.                                                                         ****