domingo, 13 de octubre de 2013

La piel suave de tu mirada


En ti bajo la lluvia tiritabas.
Fuera el fuego,
entre nuestras manos,
paisaje invisible y alejado.

Eres llovizna
perdida en el campo
fuera, fuera,
flotando.

No es música
lo que allí suena.
Son tus labios, sutileza.
Y mientras llueve
bajo la lluvia
pasan hambre los techos.

Parados los campos
al entrar la noche
leen entre líneas
nuestras emociones.

Vienen de tu pecho
como alas vibrantes.
con los ojos cerrados
como dos amantes.

Y esas maneras, tuyas,
esa forma de echarte,
hace silencio
con mucho arte.

Eres visión
de la inquietud de mi alma.
en ti encarnada.

Tú, mi fuerza
temblaba

Y eres
todas mis manos sensitivas.

mi fiesta, mi campo,
mi instinto
mi atardecer diario.

Oh, mi vuelo
tendías tus manos
como llamas calientes
sobre mis dedos.

Temblaba, temblaba,
cuando me mirabas,
y a tus pies caía de madrugada.

La piel suave de tu mirada
iba siempre cerquita de mi alma.

.                                                                         ****