domingo, 13 de octubre de 2013

Por debajo de nuestros cuerpos huyen todas las criaturas embriagadas


Tú deshojada como una noche-libro
con viento de tramontana
con medianoche entre los ojos,
llana llana.

Tú apagada entre los árboles
de isla llana
huyes de tus formas cada mañana.

Y te viene el sur.

Grácil vestido donde
tu cuerpo de mujer exige y replica
el amo y deseo
agitada piel
que no espera.

inquieta flota
como un aire vivo
infinito.

La noche espesa
calienta tu cuerpo
y busca y busca
todo repentino.

sin detenerse, agua,
camino,
flor de loto,
sol ardiente.

Sentada o dormida.
En sueños despierta
siguiendo los nervios de la noche.

ligera y pesada
torturados sueños
se comen los deseos

así criatura
más allá te buscas
alcanzando el fuego
del cuerpo

inmediato y sublime
tuyo, del amado,
semilla floreciente
agua que corre
en tu fuente.

líquido universo
de acuerdo con la vida
paisaje y casa
acuerdo de la vida
siempre sonriente.

disuelves la sangre
al pasar por tus labios
tu alma de esteta
única y diferente.

eterna amante de la vida viva
fogoso deseo perpetuo

llama del árbol
de la vida del hombre
noche noche noche
fantasma infinito.

viento que sopla de aliento
se agita agita
empuje infinito
rojo y palpitante

Esta noche en mis manos floreces
traviesa, efímera,
floreces líquida
de tormenta esta noche
por debajo de nuestros cuerpos huyen
todas las criaturas embriagadas
de nuestros movimientos.

Mientras, tiembla la noche
de tu cama inquieta
de tu sábana limpia
de mis manos mojadas
plenas de sonrisas
y un beso largo cumple
el último suspiro de la noche.

.                                                                        ****