sábado, 18 de agosto de 2012

Pues tiene manos y no palabras


Acomodo mi pensar.
Digo bien:
mi pensar;
que no
mi pensamiento;
pues tiene manos y no palabras