miércoles, 1 de agosto de 2012

Ninguna orientación en el cielo


Llegar al lugar donde ya no hay puertas
se iban alejando
abriéndose sobre el espacio blanco
las paredes se volvían pintura suave y borrosa
tal vez quedaba el suelo arenoso
ninguna orientación en el cielo ni sombras