viernes, 24 de agosto de 2012

No te preocupes, amor, un paraguas nos protege


Tweets del 6 agosto 2012

Perdona, hasta lo fugaz se repite
Un murmullo sedante entre tus manos
Con un bosque plácido en tus manos
Me rindo como la seda sobre tu piel
Disuelta bajo tu vestido, amarro tus bordes con palabras
Un temblor confundido
Se dilatan las cadenas al estirarse el mar
Te alzas magnífica
Tengo la lengua remota
Ofuscada el hambre sobre la faz del cuerpo
Brillas con boca de luna
Por amor, me hacías todos los papeles (administrativos)
Iris en blanco y negro
Terso como un seno bajo la ducha
Cien despavoridos alabastros fragmentan el cielo
El centro se derrama y sobra
Este nuestro cielo de cereal
Sacar oliva del árbol al estilo antiguo
El sol suspende por hoy el día
Rompe la luz. Sácala del cautiverio
Aplaude la libertad restituida
Arrastra hermosura sobre un cráter
El santísimo cielo inmola una estrella
Todo se arroja al vacío de la fortuna
Secreto de silla
Un látigo con puntas de dientes fustiga el fondo de la garganta
Te llevo con la fe en tu nombre
Y de pronto, los antojos del deseo
Me haces blasfemar cada vez que me muestras tu cuerpo
En mis citas siempre era yo el inocente
Aprecio la ilusión sobre todas las cosas
después vendrá el amor
Vice y deja viciar
Ciega me demandas lo que no se alcanza
Canto del pozo de los sapos; ese era mi Infierno
Son las dos menos el cuarto de mi espalda
Como un lago desbordan tus ojos
El sueño actuado sobre un escenario torna a la vida en vida y la completa
en este sueño prefiero estar y amarte
No sé qué hacer con tus excesos
En la fusión nuclear de la lluvia se funden nuestros brazos en las caderas
No te preocupes, amor, un paraguas nos protege
Buzo de tu cuerpo, de tu seno. ¿Sueño acaso?
¿Qué es unir dos cosas imposibles? Nuestra metáfora
El deseo quemado arrasa la carne por dentro; muere en el riñón como desecho
En ese laberinto relleno solo queda el camino al descubierto
Sentado entre la náusea y el vacío, soy experto
Como un rey de los estoicos escribes sobre la angustia de amar
¡O(h)! de tu boca de amor. A, horizontal de tus labios. B, de tus labios caídos
Para qué está la ilusión sino para darle al amor vidilla
Cuando de esta vida estoy perdido, busco el sitio por el que entrar en el Infierno