miércoles, 15 de agosto de 2012

Con deseo de destino


Nos bebimos como un burro sediento a la fuente, como la flauta al aire
por azar, con fuerza
con deseo de destino
sin saciedad
completos y divididos por partes
encontradas de nuestros cuerpos