sábado, 4 de agosto de 2012

La mesa se estiró como un mantel recién planchado


Extendió la mesa de madera sobre el suelo del comedor porque teníamos comensales japoneses
Curiosamente la mesa se estiró como un mantel recién planchado
dejando un polvillo y olor de y a madera
Nos hizo estornudar chorros de palo, algunas ramas, y un tronco que se había ocultado en la mesa
Ya teníamos leña para el invierno posiblemente si tuviéramos chimenea
Eso debió pensar al que menos le picaba la nariz
Pero el sake nos hizo olvidar tanta fantasía de resina