jueves, 2 de agosto de 2012

Ensimismado tu cuerpo juegos de deseo



Tweets del 10 julio 2012


Ensimismado tu cuerpo juegos de deseo
Se desata de la pared como un espejo que sale de paseo después de haberse mirado a sí mismo
Cayéndose el tiempo perezoso escurridizo sobre el cristal de las ventanas
Toma la noche por el hombro y le dirige unas palabras serias
Nace el mar como un reflejo
A veces, se cae al mar el cielo; no se sabe si es por tropiezo o para lavarse la cara
Crecen los círculos sobre tu santa cabeza
En la imagen de este año de espuma
Verdecito está el cielo de los árboles que han crecido
Me cobran los recuerdos todo aquello que he vivido
Cuenta el otoño cada hoja caída, las hace hibernar en una cueva y las repone verdes y chiquitas en primavera (porque el verde encoge)
Moho muerde fuerte al árbol en las esquinas sombrías
Desnuda quedas como guante de tu piel
Dos barcos se pelean, pecho contra pecho, y se rompen los pezones
Enamorada te sumas al amor que por ti siento
Se derraman los cabellos devorados sobre tu espalda
Trotan caballos salvajes en tu apasionado cuerpo
Por la mala calidad de mis besos tiras mis labios al fuego
Apacíguame la garganta con el principio de tus brazos
Se me encienden las palabras lentas con el roce de los dientes
Pecho, boca, cuello, arena caída
Va la pelota hacia el coche rodando porque tiene complejo de rueda
Se ensancha rígida la experiencia
Ya no existe el dolor ni el objeto se resiste
La miseria cree que va a acabar conmigo
Suponiendo que tu despedida va a ser eterna
Se acercarán las golondrinas blancas como las paredes de sus nidos
Testigo de sueño como una fosa
Volverte fondo abierto como el que cae en un sueño
Consentida mariposa luces alas de carmín
Vuelo como ensayo de pensamiento
Vuelo como olor a feromona
Como cráneo una flor
El amor dando flores
A la escondida como una partida
En la lágrima te acompaño
El adiós a la tumba
La vida no despierta a nadie
Allí se acabó el amor como cuando nos sorprende una tormenta
Un lazo idiota que te hice en el pelo y sonreías feliz
Mezclados nos hundíamos en la tierra como una manta que nos acoge
Pero allí el amor brota poderoso
Fecundante es tu nombre inmenso como un abismo
Fértil eres, mi amor
Recógeme, cámbiame, bésame en tus brazos
Prosigue secreta como aquello que cambia el Destino
Al fin, esta es mi existencia de amor
Entra. Solo verás sombras, al principio, en mí
Está una mujer sin aliento; muriendo de amor
Gime como el hambre en boca seca
¡Ay! que se me acaba la vela, quema la mesa la última llama y ya no veo el teclado
Sola mi madre, solo yo, solo él en la piedra. Desde allí ves, padre, la soledad