viernes, 3 de agosto de 2012

El cielo se hunde dejando un boquete hacia el vacío


Tweets del 11 julio 2012


Lloro por tu pena; y eso es extraordinario
Socorro tu llamada, en ella me ahogo
En mi boca tumba muere el amor
Madrugo como un mendrugo
Llévate mi hambre; esta loca miseria
Te envuelvo en mi camisa
Después de tanto frío vienes amputada
Y cuanto olor suave como un abismo
Deshazte, ilusión de vida
En el esplendor los pedazos
Con calma revuelta de tu llanto
Busco un espejo que no me devuelva esta cara
Sólo conmigo, con mí, con yo, con ese que me tocó
El cielo se hunde dejando un boquete hacia el vacío
Pongámonos a punto de cuerpo, alma, y amor
Así me tomó por la boca desmintiendo su amor con el esfuerzo del engaño de sus labios
Huele tu cama a amor desengañado
pero tus manos tiemblan
Te pertenezco como un Diluvio
Plan se rompe como cerámica china
no aguanta la fuerza de la tinta
sus poros
La calle del perdón se retira
¿Él quién es? ¿El amor quién es para amar a esa mujer?
Ese pabellón en miniatura contiene un cielo chino
La jeringuilla marchita siembra los campos de opio
Se troncha la perla en agua de mar
Brotas divina salada
Salen pájaros del mar huyendo de la oscuridad
Brota una roca. Y después una isla. Y un árbol y una semilla
Coge el idioma del cielo o del aire, un poco de ondas, parece el universo hablando
Magnífico pecho vacío de quejas
Mundo de nadie; creen poseerte
Pobre loco consumiendo el delirio colectivo
Mientras lluevan las horas como granizos
Un poco confundido contigo, padre
Se estrecha invisiblemente un poco la ciudad para estrangular las huidas
Saturado el viento abandonado
Llevo embriagados los pies
Alzabas tu cabeza hacia el dolor
Quién sabe si el verte me lleva directo a la muerte
Quién sabe si brotan los ojos hinchados sobre las mejillas
Hacerle frente con la cifra
Detener aquello que rompe el silencio
Algo como queja. Algo como Dios
Algo como un saludo del recuerdo
No se puede detener el dolor del destierro
Todo tu recuerdo será virgen a partir de ahora
Se desliza tu vida sobre tu sueño conseguido
Lontananza, no buscabas tierra
Estrofa, no buscabas libro
Tiras palabras como boyas alargadas
Eres celeste como el instante presente
Acuosa como una flor de mar
Despegabas siempre vuelo
Vestida de aire
Amabas al inconcreto difuso
Flotas sobre nuestras manos
No me quiero acordar cómo serían tus noches
Te imaginé con los brazos levantados y con tus brazos en cruz; y otras tantas veces con los brazos caídos
¿Qué oyeron tus oídos en tu bosque de agua?
Alguna vez te volviste al llegar. No te gustaba el color a tierra
Era tu canto de agua sobre la cual flotaban las palabras que te sobraban
¿Cuántos rayos viste caer cerca de ti sobre el agua y salpicarte sobre tu rostro trozos de ellos?
También se te abrió alguna vez bajo los pies la tierra
Plegar suena a plegaria. Tuviste que aprender a rezar a tu manera
Desde el fondo de las caricias te hago cuerpo
Ahora duermes en clave de ciencia
Doble dolor doble esperanza doble vida una segura otra incierta
El tiempo de los lobos de mar, aúllan
No sabían ellos ni nosotros que la lluvia también mata
Hay cigarros que rompen la cabeza al mar
Crearte a partir de la oscuridad donde te has metido
Las nubes tienen sus ideas sobre la lluvia
no es igual lloverse sobre agua o mojado
que mirar a caer sobre tierra verde o sobre desierto
no es igual porque el efecto que le produce a la lluvia no es el mismo
Y no discutan sobre este asunto suyo con la lluvia o con las nubes
Lo he intentado y me contestan con agua
Reo del entusiasmo, viaje como salida cierta, reo de rutas lábiles
Te debemos un tributo por ti prestado; por haber recorrido el mundo desconocido
Suficientes razones tengo; todas buenas de amor. De amor a tu inteligente belleza
La caída en picado en el vidrio, en cualquier vidrio, me hace de repente cristal
Cuerpo de piedra, cuerpo de escritura