martes, 28 de agosto de 2012

Al escribir los médicos vacilan con la fiebre de la muerte


Tweets del 10 agosto 2012

En parte, se ha congelado un ojo en el momento de la apertura
En la hondura de un pozo cae el agua para la sed
Un pañuelo blanco sobre el rostro del cadáver velaba la despedida
Como anda la nieve montaña arriba montaña abajo
Y yo te canto como un amor que se rompe y se reconstruye
Con sándalo rojo perfumas la madera de mi cama
¿Qué opinas de mis labios?
Como dos columnas : tus ojos o tus piernas
Me seducen, me proyectan; tus ojos, mujer, me hacen hombre
Tomé como un accidente tu olvido (a traguitos
Marco el número de tus labios pero no da llamada
Tengo la palabra torpe; aunque suave
Bebiendo de la botella de los sueños me hago inmortal
Bebo tu miedo
Bebo tu fatiga
Bebo el borrador de tu llanto
Hoy he visto nacer a la Tierra
Tengo el lirismo apagado a conciencia; solo vibra en mi oscuridad
Me basta con tu sudor ¡Oh fe!
Acariciar lo siniestro como destino
Llevándote en el fulgor de la tristeza
Esas mariposas de corazón enredado hacen úlceras abiertas al boquete interior
Perdona esta sombra que he tirado sobre tu cuerpo. Es pegajosa ¿verdad?
Desde ya no podrás despegarla de tu piel
serás sombra viva, agua por dentro y ebullición
Te veo bailar de madrugada en tu jardín y después desapareces
Vengo con dolor del que no se calma; con dolor cruzado entre mi pecho y tu pecho
y no es pena exagerada
dolor duro
Dame tu dolor que lo encierre en mi boca
Al escribir los médicos vacilan con la fiebre de la muerte