lunes, 30 de marzo de 2015

Y vienes del Sur con el deseo de tu piel agitada


Tú apagada entre los árboles huyes de tus formas cada mañana. Y vienes del sur con el vestido de tu cuerpo con la réplica «del te amo», con el deseo de tu piel agitado, con la inquietud flotante. Y vienes con el caliente aire de la noche como el que espera a que la noche «se haga».

.                                                                              ****