lunes, 9 de marzo de 2015

Reactivó el dolor y la confusión



¡La araña, la araña, la vida, la araña, a cada rato, a cada recuerdo: lo veía, lo sentía, me ponía enfermo sin saber por qué, sería que yo era culpable, mi carácter, ofuscado, silencioso y ofuscado, en tensión permanente, era así desde siempre, luego era yo, era yo y mi joven rebeldía, mis obsesiones, mis fantasías, pero no, no eran ellos, era yo, solo yo, y ahora dudo, pero no, ayer lo vi, vi como me puso, me puse, reactivó el dolor y la confusión, pero esta vez sí lo vi razonando, estaba confuso, tal vez me equivoque, y no sea así, y sea yo yo yo!!!

.                                                                        ****