miércoles, 4 de marzo de 2015

Sí, horas como distancia



Allí entre los males, entre todos los juramentos, allí perdido... desaparecido y loco, mentira y angustia. Allí, en el calor de la plegaria, en esa llama dulce, en sus fragmentos, en los lugares rotos, en los miles rostros, allí, ojo y viento. Allí me empujas la noche. (...) Encerrada, horas; sí, horas como distancia, recuerdos cerrados, allí vienen despiertos.

.                                                                       ****