jueves, 26 de marzo de 2015

Son las raíces fuentes de la tierra, revelación del silencio



Y respondo gritando: «Pronuncio el mundo». ¡Dime! ¿qué tal anda tu lengua? -Mi lengua anda a cuatro patas, ceceando donde no se debe, frotándose contra las mejillas; y allí... allí se relame con el gusto de su boca. (...) Son las raíces fuentes de la tierra, revelación del silencio, odio a la muerte.

.                                                                            ****