viernes, 20 de marzo de 2015

Vamos a bailar sobre la sorpresa del infinito


En tus manos se hace la lluvia. En tu rostro yo. Nuestra mirada hace pareja. Rehenes del mundo. Nos pensamos dentro del lazo. Nos hacemos un poco «del tiempo». Y a largo plazo sogas somos. Somos soga solitaria de la costumbre. Soga del «futuro angustia y muerte». Le quitamos la voz al tiempo, al día sus sombras, al agua la corriente. Nadie pasa: espera. Dentro de nuestros ojos somos solitarios sentados ante sus puertas. Se abre y se cierra la escena del mundo. Se abre: sombras; se cierra. Todos nuestros deseos son catástrofes, anuncio del fermento. Vamos a bailar sobre la sorpresa del infinito. Espera! Empieza el segundo.

.                                                                             ****