jueves, 5 de marzo de 2015

Negra como los muelles del tiempo



Fíjate en la penumbra del tiempo; en su sitio las manos he puesto. En el excesivo derroche de los calientes huecos, calientes, profanos. A su lado están las solas estaciones como un parpadeo, con sus estirados brazos, con su mirada de regreso.
Sí, negra como un regreso; como las horas negra, como los muelles del tiempo.

.                                                                    ****