martes, 15 de mayo de 2012

Siempre nos quedarán las raíces



Soy un árbol condenado
a cadena perpetua.
Cuando se lleva sal en los labios
porque se es desierto y no aridez
es fácil confundir esa poca nada
que se nos cuela dentro