domingo, 20 de mayo de 2012

Rayuela marcaba con tiza las aceras de París


Tweets del 8 abril 2012

Se me encoge el aliento en la nariz
hasta no poder salir de mí. Y eres tú quien lo retiene
Respirar con branquias de barro a condición de que haya humedad
Los bordes inundan los huecos vacíos
Es como si metieras tu mano de partera de emociones
Tengo prisionero al mundo en sus límites naturales para que no ocupe demasiado espacio en mi cabeza
Tengo encerrado a un dado para evitar que se tire y me dé mala suerte
El mar está encerrado y tiene a las gotas prisioneras
En el rumor de tu espalda acostado
Con solo un espejo vivo. Aunque nunca lo miro
Desencadenas todo mi cuerpo por dentro haciendo votar los órganos
Los que se besan como el cristal cuando el cristal no tiene memoria
Se consolida el aliento de la tormenta sobre nuestras cabezas
Por los nudos nos acordamos
¿Quién cree que los mares no oyen el rugir de la Tierra?
Ando con polvo de montaña entre los dedos
Pero no encontré nada más que la desconfianza natural de la tierra
Dice mi amigo equivocado
que el amor es deseo confundido cuando encuentra la belleza.
Claro que él solo veía cuerpos sobre el escenario
El cuerpo marca tres líneas en tu habitación de algodón
Un biombo ilumina el cuerpo que escondes
Un libro como almohada.
Pero abierto para que me entren las palabras
La primavera pone a los cerezos blancos. ¿Qué pretendía ponerla a ella blanca?
Me han dicho que no estoy en la realidad. ¡Como si ella me necesitase!
A los búhos no les gustan ni los árboles ni las noches
Cogí una hoja del "Amor en los tiempos del cólera" y me hice una cometa
Me han dicho que tengo una pecera vacía dentro de la cabeza
Las calles de París están llenas de las hojas de los libros escritos y olvidados
Por eso los capítulos del libro empiezan en cada esquina
Intentábamos, en un río africano,
dar de comer con nuestros cuerpos a los pobres cocodrilos hambrientos.
Pero no fue muy saludable
Más allá de la realidad. Eso sí que es vida
Es como querer darle de comer a los peces
con las sobras de los pies
(foto real, aunque, por blancos, los pies parecen limpios)
Con tus medias hice velas
Cuando veas un árbol abrázalo. Puede ser que él si te lo devuelva
Pasamos el día fumando hojas,
leyendo hojas,
escribiendo hojas,
sin cortes
Se come su mano pintada. Aunque así es fácil. (dibujo)
Media espalda de hambre
He visto una mano sobre la cual cae la lluvia
y se mantiene seca (foto, pero miento)
Cuando los ojos marrones se derraman salen pecas sobre las mejillas (foto real virtual)
En la confusión del olvido
Si cargaran las armas con semillas florecerían los desiertos
Acupuntura multicolor de la columna vertebral (foto hecha de espaldas)
Guepardo con cachorros de peluche (foto en movimiento)
Una tela de araña tejida alrededor de una mano (foto)
Se me duermen los libros en las manos
Hacemos el amor en camas transparentes
Narciso : del otro lado de la transparencia
Metida en una gota de lluvia
Sujétame los párpados con tu mirada
Y con hierbas en la mano te rocío
A pino sabe el monte a donde me llevaste
No te escondas detrás del violonchelo ; que no sé tocar
Es como impedir que las cataratas caigan
Es como ver París en blanco y negro (foto)
Pónme un neón en cada ojo. Así no verás cómo te miro
Las tortugas también tienen mariposas en el estómago (foto de tortuga hambrienta)
Un astro enganchado en un árbol como una pestaña (foto fantástica)
Ha llegado la primavera y yo con el corazón tendido
Las piedras se ponen el musgo como vestido verde
Ponte los ojos de gato y un vestido rojo a juego
Porque el color de las plumas como el carácter no es por todos lados homogéneo
Escandalizado como un pollito delante de un huevo frito
Fúmate ese último cigarro en mi boca
Dame tu sonrisa de publicidad
Las ventanas se abren a las tormentas por aburrimiento de sol
No me cuentes historias de palmeras
He visitado playas mar adentro
Plántame en tu jardín aunque sea como árbol
No sé si haremos fuego libre
En tu cinturón me sujeto
En Oslo se toman cafés fríos como la noche
Los almendros se ponen blancos porque quieren ser nieve
Si el mar escribiese un libro sería un libro de tormentas
Me gusta imaginar como si no supiese nada
Ni con pensamientos líquidos porque se salen por los orificios
No se puede razonar con gotas de agua
E imaginación torpe como agua
El mar tiene mente de niño
¿Por qué los cuerpos inertes flotan?
Ese invento de mar para evitar que entren
Y los expulsa a la orilla porque ya no son de mar
Aviso a navegantes. No toquen la tierra virgen del mar
Las olas empujan a la tierra como amenaza y como muralla defensiva
Son ladrones de mar aquellos que huyeron a tierra firme
Cuando los desertores marinos vuelven el mar los ahoga.
Será porque no reconoce pluma ni piel seca
El mar teme a las fieras que se fugaron de su origen;
esos desertores marinos que prefirieron vivir de aire y tierra
No iba a preparar pasillos y escaleras para que bajáramos a sus profundidades de agua y vida
Por eso el mar es opaco a la luz
La superficie del mar lo tapa a las miradas marinas
El mar hace olas para esconderse
Torcidas de mar,
a remolinos,
a golpes y salpicones,
se cuecen las palabras que hacen página
En los libros los renglones navegan por olas
La acción de hablar suple las manos
Es como hacer un ballet clásico bajo el mar sobre un barco de guerra hundido
Me voy a arrancar el vestido violeta de la cabeza
Nunca te he visto tan desnuda y tan vestida al mismo tiempo


Rayuela marcaba con tiza las aceras de París para que la encontrara su amante
(que era yo (dicho entre nosotros))
¿No me creen? Vayan a París y verán las aceras marcadas de tiza para mí
Pero avísenme la noche de antes
Cuando ella gastaba la tiza volvía trazo arriba hasta que me encontraba
Ponía sus dedos de tiza sobre mis labios.
Sus dedos olían a acera