jueves, 13 de septiembre de 2012

Y Dios hizo las esquinas



Y Dios hizo las esquinas
Para vernos
En una de ellas te vi redondear
por primera vez
como una almohada vestida
Te esperé. Mi pie apoyado en la pared
porque andaba descalzo
y sin alma

Esquina de los sueños
Esquina de la espera
Llegabas como un vestido nuevo

Esquinita, esquinita, qué bordes más cortantes tienes
Cortan deseos
Cortan paseantes

Mis manos llevan tus grietas
Mis ojos la noche
Y ese día
Y ese día que no venías castigada
contaba las esquinas que pasaban