jueves, 13 de septiembre de 2012

Había una vez una mujer interminable


Había una vez una mujer interminable. Y un hombre casualmente finito