miércoles, 19 de septiembre de 2012

Tengo un lugar de esos que se guardan


Tweets del 1 septiembre 2012

Se me abren las pupilas, ya de mañana, con tan solo decir tu nombre
Se mueven tus palabras como una emoción en mi vientre

Me sentí sin existencia
Sí,
sin sustancia de carne
Mi ser
perdido
en un hueco innombrable

Te he vivido tanto
y a diario
veces
Has existido
aún sin llegar
Tan real como una aparición
mágica
Tan amor esperado
Tan mujer
mi amor
Que fuiste
antes del encuentro
mi vida
mi mundo
desesperante de espera
desbordante por mi cuerpo
que ahora que te encuentro
existes más que la existencia

Te vi con alma plena
mujer de todos mis tiempos
con tu pelo completo
encarnada y amorosa
como una frente alegre

Fui en tu sueño un sueño
palabra de tu palabra
en mi pasión como niebla viviste
alba te llamaba

Tengo un lugar de esos que se guardan
para ti bien preparado
blanco como el fondo de una fuente
limpio y brillante
bien dispuesto y amplio
hueco como un recipiente

Me ves. Te callas. Me callo como se agranda el tiempo
Espero que sea un abril y cerrar de ojos de esta primavera fuerte

Te hago, en mi boca sumisa, rollito de primavera

Tengo este amanecer, entre tus manos y mis manos, como en tu cama dormidas

Sé que es como un viernes tuyo; aunque el tiempo haya desaparecido

Mi último día, como una costra espera,
caer desde la herida, como una hoja seca,
y vuela, vuela, con su silencio


Si te anochece, avísame; para quitarte de encima ese peso
Tu cuerpo está callado pero para nada se arrepiente de ser cuerpo tuyo a ti entregado

Tengo hambre y te como
con mi boca regodeante
no es tu cuerpo carne
sino aire

Sostengo tu boca con mis labios

Dejo mis manos sobre la mesa
prendidas
a tu espera
Manos con boca de manos
sonríen, lloran, bostezan

Esas son mis manos
Esa la mesa
donde cruzamos miradas
y algún largo beso
sobre ese lugar de la mesa
para ti, para mí, reservado

Encontrarse un pronto
De una ventana, con memoria llamada calle
En un solo minuto se nos cae el mundo
Las mentiras a diario y al diario íntimo
No le mientas al papel
No le mientas a la mentira
El sol se estira
Protegerme. Pero no sé proteger. Nunca he sabido hacerlo. ¿Cómo se hace? Callando, desaparezco. Hablando no me protejo. Sonriendo solo; es una protección débil. ¿Entonces?
Mi subjetividad es absoluta y no sé protegerla
Estabas como una lentitud
Tomábamos té en el Planetarium
para estar encuadrados en las coordenadas
Pensaba locamente en él. Le cogió la mano como un preámbulo a la tarde
Me invalidas tomándome por cada fisura
Ella avanza desde el mar con los bolsillos llenos de piedras, arrepentida
Jamás he muerto. Salvo por la primera traición, cada vez que he amado, cada vez perdido y muerto,
Hay tanta muerte y tanto olvido
Es la culpa del miedo
Tu corazón con mi corazón nos hace cuerpo
Luna con halo: pestañas de luna
No me puedo fiar de mis manos
Mueren las semillas como bichos ardiendo
A afirmar. A vivir. Que calla la letra muda. Que chorree tinta y baba. Mánchese usted las manos con los restos de esta vida. Hágase un collar
Y ahora me vas a oír cuando diga todo a la intemperie