lunes, 3 de junio de 2013

( e. e. cummings ) Mi dulce y viejo etcétera




mi dulce y viejo etcétera
la tía lucía durante la reciente

guerra pudo y lo que
es más te contó justamente
por lo que todo el mundo luchaba

mi hermana
Isabel creó cientos
(y
cientos) de calcetines, por no
mencionar camisas orejeras antipulgas
etcétera muñequeras etcétera, mi
madre confiaba en que

muriese etcétera
con bravura por supuesto mi padre acostumbraba
a ponerse bronco cuando hablaba de aquello
un privilegio y si solo
entre tanto él pudiese
etcétera tumbarme tranquilamente
en el barro profundo et

cetera
(soñando,
et
   cetera, con
tu sonrisa
ojos rodillas y tu Etcétera)


( e.e. cummings )