lunes, 24 de junio de 2013

Una golondrina vuela al final de tu vientre y allí, allí pierdo la palabra


y las mandíbulas de las flores me tienen parado.
parado de tiempo y puerta.
de ese tiempo que no llama.
vértigo de amor.

y su inocencia mi inocencia.
hoy he visto tus cabellos, sonrientes.
mientras sigas enamorada de él
estoy protegido.

tus cabellos son como búfalos
callados fieras.
me miran como si quisieran derrumbarme.

hacia el final del mar
desciendes sobre la tierra.
dura gritas como un acantilado.

al principio, tus piernas son playa.
después ave.
una golondrina vuela al final de tu vientre.
y allí, allí pierdo la palabra.

.                                                     ****