miércoles, 19 de junio de 2013

Tejida en mí me preocupas


Me descubro
ante ti peligrosa.
Peligro por tus redes.
Tus palabras arrojadas.
Tejida en mí me preocupas.
Yo tu prisionero en ellas.
Tú, sutileza.

Sabías encerrarme
en el amor cautivo.
Tenías que encerrarme.
Las puertas son de madera
y dentro oscuras.
¿Sabes? Al encerrarme te haces prisionera.
Tenías que encerrarme.
Me dejaste dócil.
Una espantosa mañana liberada.
Mientras, la libertad corría.
Y luego...
Y luego...
y ahora
hago por ti mimos de amor.

.                                                      ****