jueves, 27 de junio de 2013

Se puso a pintar la mancha


y se puso a pintar la mancha
se me escapó la palabra, recojo los aciertos.
los recovecos se esconden.
un tropiezo contra la dureza del vacío.
salí defraudado del desvarío.
una esquina me da la vuelta
rodeada de miedo.
ante su espejo soy memoria y perdido.

te quedaste frente al grito desprendido.
la memoria se quedó comprobándose delante del espejo
con cara de niño hambriento.
boca oye gritos: los propios.
de ese ser disperso
de ahí se inventa la memoria.
a ella misma se contiene.
orgullosa, creyéndose toda
¡ay! insuficiente, olvidadiza,
menguante.

.                                                      ****