lunes, 24 de junio de 2013

Sin ti


el agujero sin ti se agranda, ¿sabes lo que es desaparecer cuando no estás? nada sin ti es nuevo, sin tu poder conteniéndome, soy lágrimas, materia de agua, un empujón nublado sobre la cama, desposeída, la vista caída, ya no sé de dónde vengo, dolor, soy quizás, incluso lo dudo, no sé si aquí estoy o solo la sangre, no puedes irte y dejas,
no me veo ya posible, así no, así no, ya no estás no estoy, me dejas agua, en este fondo de cama, yéndose, cosa, sin piel no hay cicatrices, ni cuerpo ni nada, ni fuerzas ni pensamiento, solo siento como me pasa la noche por encima, como un rodillo de piedra, cosa sin consistencia, cuerpo lámina, en tu vida intrusa porque ya no me amas, si yo supiera decirte esto, comprenderías, sin yo sin ti sin nada, agujero en ninguna parte, inconsistencia pura, mi pensamiento sale por la puerta, se aleja, me mira deshecho, fui una vez boca la tuya ahora agujero donde cabe mi puño, pieza de boca, sabe a sangre, se me han caído dentro los ojos sin vida, ya no entra nada por la ventana, todo incierto se precipita, pierde consistencia, es todo inmenso, nada junto, ni calor ni noche ni cama, el pelo por su borde ha caído, y sin fuerza te busco, no respondes ni me oyes tan lejos, quiero de ti, al menos un momento, ni fuerzas para decírtelo, ni calor ni cuerpo, que lo mires, lo toques, lo reconozcas, acaricies, que ya casi desaparece, sigue y desaparece, nada ya vibra ni respira, todo me ahoga, me contengo en un trozo de sombra, soy fibra de hueso he quedado, ni voz para llamarte, ni fuerzas para olvidar, ni tiempo ni tiempo, esto destroza me rompe disuelve, solo espero verte, ya creo que no es posible, me encontrarías deshecha, sin estar, no siendo, mas que una, nada, ya no sé las horas, que hemos sido, se esfuma, te necesito y se esfuma, despojada, agotada de tu falta, ni la oscuridad me alcanza, ya ni es noche esto que hay ahora, envuelta en tu traje, hoja, se me afilan los dedos alargándose, oculta, en esta cama ya no hay peso, ni prueba de existencia, ni ruidos ni luz ni cosas densas, ya no hay ni sueño ni agotamiento, ya no puedo volver a mí, si me sacaras de aquí te envolvería, cerca de mí en mis brazos, alrededor de mi cuerpo para que despertaras, piensa en mí necesito consistencia, extraviada sola, interior y larga, nada más llena de miedo, ya sin preguntas,

.                                                      ****