martes, 25 de junio de 2013

Tus manos crecen como raíces de la Tierra


la noche accede a la soledad por todas sus puertas.
y tú, ilusión.
tu belleza desmiente la fealdad del mundo.
¿y si hablamos, hipotética, de esta vida probable?
¿Acaso no existe? ¿Acaso nuestros cuerpos no se encuentran?
¿Acaso el sabor es del amor una ilusión?
Acaso, acaso.

tu presencia, mujer, amándote descalza.
mas serás la visión que conozco.
única y todas.
porque amándote me veo
en cada beso recogido.

restituyo la piel oculta de tus ojos.
la gravedad templada de nuestros cuerpos.
y ¿sabes? fertilidad.
tus manos crecen como raíces de la Tierra.
fecundas manos que escapan a la tristeza.

y estás agua mareada.
encerrada y libre.

.                                                      ****