lunes, 3 de diciembre de 2012

Una herida como una patria del dolor que no se borra


Creo más en ti que en la seriedad de la piedra
Tengo un espacio abierto entre tu pecho y mi pecho
Te vadeo por la orillita por la orillita
A veces rujo como un dragón chino de papel
En el silencio de una catedral te quiero
Una herida como una patria del dolor que no se borra