miércoles, 12 de diciembre de 2012

Amor mío, los príncipes sin ave también aúllan


Tweets del 26 de noviembre 2012


En esa boca blanca que despavorida corre tengo mi esperanza puesta
En este silencio tuyo tus pensamientos me adornan
También dicen que eres nieve calentita tú senos
Se hunde en... en el sudor de tu piel
Te amo en... en el silencio de la carne
Domicilio ¿de quién? carcomido
Solo tengo una madre; para mujer, tú
Para mujer que crujes dormida

Un día de estos voy a hacerme poema de alcantarilla a ver que rata me sale

No conocen a una mujer dormida
La muerte es caótica
La alquimia del olvido
en eso estoy más frecuente

Tú, esa, corazón de entrada y salida;
fue un instante pero no te olvido
En tu boca líquida de trance
En tu mano diminuta matriz del universo
al final delicia salada
expansiva ternura del fin del mundo

Nunca he mentado aquí tus sienes. Y eso que no olvido ese lugar donde nace tu cabello mi mano pasando mejilla olor a raíz un lugar por encima de tus ojos mi cuello desprovisto

Tu vestido puesto poseía mi cuerpo
Quebranto una nube se derrite
Un sueño circula pasa la vida lounge music
Suena un tambor japonés una flauta un quimono niebla

La música no hace preguntas

Cruje alas aire
Como hacer caer gotas con notas
Liviana como una cintura desnuda
La noche no pasa ni el día de este planeta
Se pone el sol a hacer el cuadrado del círculo
Se me deposita hoy un náufrago en la frente

Cuando entraba a la altura de los pupitres después de un bello destierro de huerto y fruta silencio
Es un gran asilo
En versión beta

Niña soleada invisible
parque de las palomas
bancos verdes y una fuente
se calmaron los ruidos
manos con guantes de lana de colores

Pasa una caricia hasta el hueso de tu cadera
se para avista marea se escurre hipnotiza
olvida el viaje de tu muslo toma tu finura recta y curva
y así comenzó todo

Mujer nombrada
Me escuecen,
ahora mismo,
hasta las líneas de los ojos

Necesito el tiempo masticar
esta vivencia
se apaga palabras
para estirar palabras
agua líquidas no se pegan

Abro fotos. Sale imposible
Apunto en el retrovisor.
Me las tapa la imagen de un coche
Paso delante de un bar verde.
Parecen irlandeses
Ríen mar nostalgia
Vuelve a sonar imposible
Al fondo en tv una peliroja habla de amor
Cintura pequeña cinturon ancho marrón del siglo pasado
Curioso, rodillas ocultas
He llenado el sillón de palabras papelitos
A ver qué dedos las juntan
Sale otra vez un letrero imposible
En una biblioteca, un niño pretende leer. (No llegará a dos años.)
Pobre chico. Si supiera lo que contienen los libros y de donde vienen. Para cuando lo sepa ya habrá aprendido demasiado.
Paso delante de una exposición de pintura de un autor famoso que desconozco
Me siento en un banco público y un tal no sé quien me cuenta su vida. Los dos esperamos. Él, el autobus. Yo, mis piernas.
Creo que el avión se ha equivocado y ha aterrizado en una ciudad que no es la mía
Esta iglesia no la reconozco. Tiene un balcón
Sube una mujer con vestido amarillo
Chagall me mira desde un cuadro

Ni ni esto sino entre todos los posibles diseminados
Entendiendo a trozos
Amor mío, los príncipes sin ave también aúllan